Category Archives: Propia opinión

“La República Independiente de Catalunya”

1.- HISTORIA DE UN ENFRENTAMIENTO.

“Para comprender lo que está pasando actualmente en Catalunya creo conveniente hacer algunas precisiones, que no pasan de ser mi opinión personal y posiblemente un poco sesgada, por mucho que intente ser objetivo.

En todo caso, mi conocimiento profundo de ambos lados de la trinchera creo que me confiere cierta autoridad para emitir esta modesta opinión.”

No es la primera vez que el gobierno de Catalunya, legalmente constituido, se pronuncia por una república independiente.

El conflicto Catalunya vs. España se remonta a la entronización en la Corona de Aragón de la casa castellana de los Trastamara, en la figura del rey Fernando de Antequera. Ello se produce tras el conocido como Compromiso de Caspe, en el que los tres territorios de la corona, conformada como una confederación, eligen al citado rey que ya tenía las tropas a la puerta del principado. Este rey no es aceptado por la mayoría de los catalanes.

El Compromiso de Caspe – 1412

‘El compromiso de Caspe’, pintado por Salvador Viniegra en 1891, se encuentra en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

A partir de ese momento histórico se reproducen periódicamente las sublevaciones del pueblo catalán, por diferentes motivos.

Ya en el año 1.640, el entonces presidente de la Generalitat ( el órgano político más antiguo de Europa), declara a este territorio República independiente. Solo durará unos días, tras lo que Catalunya se somete a la protección del Rey Luis XIII de Francia, en lucha contra Felipe IV de España. El resultado no pudo ser peor. Tras la firma de la paz entre ambas potencias, Catalunya ( y por ende el estado español), pierden el Rosellón y la Cerdanya franceses.

Sublevación de Cataluña (1640) Els Segadors
Sublevación de Cataluña (1640) Els Segadors

En 1.931, el president Maçiá declara la República Catalana, pero finalmente y tras las negociaciones habidas con el gobierno central de España, se aprueba la elaboración del primer Estatut de Autonomía. Que será suspendido por el gobierno derechista que gana las posteriores elecciones, Companys y otros miembros del ejecutivo catalán, son condenados a 30 años por sedición y encarcelados, lo que impulsa la protesta del pueblo en la calle.

Con el advenimiento de la segunda república, el nuevo President, Lluis Companys declara la República Federal de Catalunya, como integrante de la República Federal española. El triunfo de los fascistas en la guerra civil, suspende todos los organismos politicos, sociales y culturales, y termina con el fusilamiento de Companys en el foso del castillo de Montjuic.

 Recreació de la proclamació de la República Catalana per part de Francesc Macià. FOTO: Minoria Absoluta Recreació
Recreació de la proclamació de la República Catalana per part de Francesc Macià. FOTO: Minoria Absoluta Recreació

Es en Junio del año 2.011, cuando probablemente se empieza a gestar la situación actual. En aquel momento se produce un asalto popular al Parlament de Catalunya, como respuesta a los recortes y la mala situación económica. Este descontento se va desviando, se va orientando hacia otro descontento, el que había producido entre la mayor parte de la ciudadanía los recortes que el Tribunal Constitucional ejecuta sobre el nuevo Estatut que había pasado todos los tramites legales, incluso su aprobación por las Cortes Generales Españolas. A partir de ese momento el independentismo se erige como principal foco de protesta popular, y se organizan cuatro macro manifestaciones pacíficas y festivas, en las que participan en cada ocasión más de un millón y medio de personas de todas las edades, condiciones e incluso procedencias, en las que han sido las mayores manifestaciones en Europa después de la segunda guerra mundial.

Ante el continuo deterioro de la imagen de Convergencia Democratica de Catalunya, sobre todo en la persona de su máximo exponente, la familia Pujol, sus sustitutos en el Gobierno de la Generalitat encuentran en un apoyo masivo a la ola independentista, el medio de esconder sus vergüenzas y perpetuarse en el poder. En mi opinión, la derecha catalanista y los movimientos populares rupturistas con España, valiéndose de la intermediación de Ezquerra Republicana, se utilizan los unos a los otros para conseguir sus objetivos, hasta que ambos se ven superados por su propia maniobra. Ahora ya es el pueblo llano el que arrastra a sus dirigentes, que no tienen más remedio que subirse a la ola.

Entre tanto, por parte de Madrid, el PP se había entregado a la encomiable tarea de recoger 4 millones de firmas, por todo el territorio nacional, contra el Estatut aprobado legítimamente. Cuando esta ley había superado todos los trámites por amplia mayoría, se encuentra con un Tribunal Constitucional que no representa al mapa político imperante en aquel momento, en el que mandaba el PSOE de José Luis Zapatero. Dos de los magistrados, conservadores y españolistas, llevaban en un cargo que legalmente había vencido dos años antes, momento en el que tenían que haber sido sustituidos por dos magistrados progresistas que, junto al resto, habrían dado carta blanca al Estatut tal y como vino aprobado desde las cortes española y catalana.

Asedio al Parlamento catalán el 15 de junio de 2011. (EFE)
Asedio al Parlamento catalán el 15 de junio de 2011. (EFE)

2.- EL TÉRMINO NACIÓN.

Uno de los puntos en conflicto que más indignó a los nacionalistas catalanes, fue la supresión del término NACIÓN, refiriéndose a Catalunya

Aún siendo cierto que Catalunya nunca fue una nación, este término debería interpretarse como ESTADO PROPIO. Es decir, que nunca CONSIGUIÓ constituirse en un estado propio, lo que intentó en varias ocasiones, como ya ha quedado demostrado. Sin embargo este territorio era en sus inicios un conglomerado de nueve condados bajo el predominio del más importante de ellos, el CONDE DE BARCELONA, que a todos los efectos ejercía de CONDE REY, aunque no tenía reino propio, hasta que esa casa condal entronizó con el reino de Aragón a través de un matrimonio. Aparte de la historia de lo que se vino en llamar Corona de Aragón, hay que tener en cuenta que dentro de la propia Catalunya ya se había redactado una pseudo constitución ( CODIG DELS USATGES) , recortando los poderes del Conde Rey. Y se había establecido el primer parlamento con la instauración de la GENERALITAT.

Tanto esta Constitución como el parlamento, son considerados los primeros en Europa, tal y como lo declaró ante las Naciones Unidas, en el año 1.971, Pau Casals, en el estreno de su Himno a la Paz, que es el himno de las Naciones Unidas.

Un país, con estos elementos historicistas , que además tenía lengua propia, moneda propia y leyes propias, bien puede ser considerado una NACION. De cualquier forma, lo que importa ahora no es lo que ha sido, sino como quieren que sea los ciudadanos que la conforman.

3.- SOBRE LA DEMOCRACIA, LA LEGALIDAD Y OTRAS ZARANDAJAS.

Y al hilo de esto último, nos encontramos con la siguiente situación, un tanto kafkiana por cierto.

El parlamento catalán tiene una mayoría secesionista. Con algo menos del 48% de los votos populares la coalición de los partidos que apoyan esta separación del estado español, tienen mayoría parlamentaria.

Si lo contemplamos desde un punto de vista objetivamente democrático, es cierto que no cuentan con una mayoría de los votos populares. No obstante hay que tener en cuenta que los inmovilistas solo representan un 26% de esos votos, lo que quiere decir que un amplio espectro de la sociedad catalana está de acuerdo en que haya un cambio en relación al status actual, y que este cambio tiene que ser importante.

Estoy convencido de que si hubieran ganado en votos populares tampoco estaríamos en una situación diferente a la actual. La Ley D´Hont, que beneficia a los partidos más votados no la han inventado en Catalunya, es una falacia pactada por los grandes partidos durante la transición para poder controlar el gobierno.

Si dicen que no es democrático que el parlamento catalán apruebe una resolución secesionista, cuando cuentan con una mayoría de escaños, habría que decir que durante estos últimos cuatro años el PP ha legislado en solitario y contra todos los demás partidos, con solo un 44% de votos populares, que le han concedido más del 53% de los escaños. ¿Esto sí es democracia y lo de Catalunya no?

Entonces viene la segunda parte, Según las leyes actuales españolas, lo que se aprueba legalmente en Catalunya, es ilegal en España. Ya me he referido con anterioridad al tema del TC, origen de todo este embrollo. Pero se puede aducir también, que la actual Constitución Española ha quedado obsoleta en muchos de sus puntos más importantes, y que en su momento fue aprobada bajo la tutela militar y los poderes posfranquistas que seguían mandando en la sombra. Habiendo sido muy valiosa durante estos años en muchos de sus apartados, debería revisarse de arriba abajo para adaptarla a los tiempos modernos. Claro que ya se ha dejado bien blindada al tener que ser modificada con al menos dos tercios de la cámara, algo imposible a todas luces, y desde luego nada democrático, pues puede llegarse a una situación de que un 60% de los escaños estuvieran a favor de modificarla y no se alcanzaría la mayoría exigible para ello.

14830234--644x362

Tampoco parece que sea lo más democrático no permitir un referéndum, que las dos partes sabían que iba a resultar negativo para el ideario separatista (antes de la revisión del estatuto solo se declaraban a favor de la independencia un 20%). Y es que esta situación ha venido siendo un granero de votos tanto para CDC como para PP. Me pregunto si no estarán de acuerdo, y mientras tanto siguen gobernando a favor de las multinacionales y en contra de las libertades más esenciales, en el país dónde más han crecido las desigualdades de toda Europa.

Y pensar que este referéndum tiene que ser aprobado por el conjunto del pueblo español, aunque lo diga en la Constitución, es obviamente un sinsentido que no tiene parangón en casos similares como Canadá o Escocia (dónde por cierto siempre ese han realizado los referéndums, los han perdido los independistas y aquí no ha pasado nada).

En cualquier caso, no se puede mirar hacia otro lado cuando un año sí y al otro también, casi dos millones de catalanes se han declarado abiertamente por un nuevo sistema de relación con España.

4.- ¿ Y AHORA QUÉ?.

Aunque es cierto que la Historia se repite, cada momento es diferente.

Si se hubiese aprobado el estatuto por parte del TC que tenía que haber sido,  habríamos ganado unas décadas de tranquilidad, que nos hubiera permitido solucionar este tema de forma definitiva y buena para ambas partes.

Si se hubiese permitido la consulta legal, habrían perdido los separatistas y se habría podido encontrar una solución a largo plazo, llámese mejora económica, concierto económico, estado federal, etc.

Pero no ha pasado nada de esto y hemos llegado a una situación en que ni unos ni otros pueden dar marcha atrás. Son prisioneros de sus propios errores y proclamas.

Ahora nos encontramos con una Catalunya partida por la mitad, cuando esas dos mitades siempre han vivido con armonía plena, respeto mutuo y hermanamiento. No solo la sociedad, sino el empresariado y la cultura no han tenido más remedio que tomar partido por uno u otra opción. Resteñar estas heridas va a ser muy complicado, por que, acabe como acabe este mal asunto, ya habrá ganadores y perdedores, lo que provocará más fisuras y rencores donde no los había.

Si esto es así dentro del país, como serán las relaciones con el resto del estado español. Dónde ya nunca hubo demasiadas simpatías, se está imponiendo el odio, el insulto y la incomprensión, radicalizando las posturas, separando familias y viejas amistades, en una escalada irrefrenable hacia la rotura total, sea esta cual sea como vaya a producirse.

Y es que en temas como son las patrias, banderas, culturas, tradiciones, historia, himnos, lengua, etc, difícilmente valen las razones, porque estamos hablando de sentimientos muy íntimos que se han enquistado contra los que no sienten lo mismo, negando así un mínimo esfuerzo a la comprensión del contrario y, por lo tanto, al diálogo necesario.

En mi modesta opinión, me da la sensación de que la única salida posible, negociada y definitiva al llamado problema catalán, sería la admisión de un estado propio, asociado con España. Dos estados libres, unidos y hermanados, que sumaran en lugar de restar, donde existiera la doble nacionalidad, sin fronteras, manteniendo el comercio actual y la defensa de los intereses comunes frente a terceros. No cabe otra solución, ni por el pasado, ni por el presente, ni probablemente por el posible futuro.

Supongo que esto acarrearía conflictos de tipo económico y  territorial, pues otras partes del estado, como por ejemplo Euskadi, podrían pretender el mismo status, lo que nos llevaría probablemente a una confederación, porque lamentablemente el estado federal, que hasta hace poco hubiera sido una buena solución, ha quedado obsoleto.

Como entiendo que esta solución no va a estar encima de la mesa del gobierno de España, me preocupa mirar al día de mañana, en el que asistiremos a un choque de legalidades y pronunciamientos más o menos democráticos, por una y otra parte, todos igual de válidos, legítimos y al mismo tiempo inoperantes para resolver este grave problema. No creo que se llegue a la aplicación del Artículo 155, dado que esto favorecería el victimismo de los separatistas frente al mundo entero, pero habida cuenta de que hay unas elecciones generales por en medio, me temo lo peor, porque los discursos, y no solo los discursos, pueden radicalizarse aún más realimentándose mutuamente, como así ha venido ocurriendo durantes estos últimos años.

Habida cuenta de que, ni a Catalunya ni a España les interesa, ni económica, ni política, ni socialmente, una ruptura, sería imprescindible retrotraer la situación a un tiempo anterior a la explosión del conflicto, es decir, pactar y permitir el referéndum de autodeterminación, sin amenazas ni presiones por parte alguna, que hable el pueblo, y que a la vista de los resultados se esté dispuesto a modificar la Constitución dando una respuesta positiva que permita que sigamos juntos en unas nuevas condiciones.

Para ello es imprescindible que las fuerzas secesionistas estén dispuestas a ello y que en  las elecciones haya un cambio a favor de las izquierdas, que tendrían que ponerse de acuerdo, incluyendo por supuesto al PSOE. Si, por el contrario, gana la derecha españolista, con la suma de los votos de PP y CIUDADANOS, me temo que aún vamos a ir a peor. Y es que todo es susceptible de empeorar cuando se atiende a intereses partidistas en lugar de atender a los llamados de la verdadera democracia popular, más allá de lo que digan las leyes vigentes, susceptibles siempre de ser cambiadas.

En fin, esto no es un problema de Catalunya, ni de España, ni de los catalanes, ni de los españoles, es un problema de las personas, de los ciudadanos, de las familias, de la convivencia entre pueblos y culturas hermanas, mal que bien, que deben de encontrar la forma de aparcar rencillas para construir un futuro común y respetuoso, y luchar por el bienestar y en contra de los intereses de los poderosos, que son los que nos han llevado a este precipicio, porque el miedo y la división, son sus mejores aliados.

Abrir la barra de herramientas